El M5E pierde Roma y la derecha se ve como gran perdedora

Fuente: La Vanguardia

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi (M5E), se ha visto superada por sus principales rivales 
 Cecilia Fabiano / AP

El centroizquierda se ha convertido este lunes en virtual ganador de las elecciones municipales en las grandes ciudades de Italia. Tanto Roma como Milán, Turín, Bolonia y Nápoles pueden caer en manos del Partido Demócrata (PD), ya sea en solitario o en alianza con otras formaciones. El resultado supone una importante frustración para las expectativas de la derecha extrema (Hermanos de Italia y Liga), en tanto que quiebra la hipótesis de que estas dos formaciones serán las sucesoras del actual gobierno dirigido por Mario Draghi. Para el actual Ejecutivo, la victoria del centroizquierda no supone ningún cambio de planes, pese a que algunos de sus partícipes, como el Movimiento 5 Estrellas (M5E), han perdido algunas alcaldías.

Como estaba previsto, el M5E pierde Roma, aquejada de una crónica ausencia de política para aspectos vitales de la gestión como la recogida de basura. Virginia Raggi, alcaldesa por el M5E, se ha visto superada por el candidato de la derecha, Enrico Michetti (30% del voto) y el del PD, Roberto Gualtieri (27%). Sin embargo, Gualtieri, que fue ministro de Economía, parte como favorito en la segunda vuelta, en la cual captaría los votos que habían optado por Raggi y un candidato centrista en la primera.

En Milán, el candidato del centroizquierda, Giuseppe Sala, habría obtenido un 57% de los votos. Pese a que se le daba como ganador desde el inicio de la campaña, nadie confiaba en que la victoria iba a ser tan rotunda, hasta el punto de no requerir una segunda vuelta.

En Nápoles, Gaetano Manfredi, el candidato del centro izquierda, otro antiguo ministro apoyado por el PD y el M5E, ha obtenido una victoria aplastante. Tampoco el candidato de la izquierda en Bolonia necesitará una segunda vuelta (prevista para los días 17 y 18 de octubre). Mientras, en Turín, el centroizquierda también se ha impuesto, si bien necesitará de una segunda vuelta para consolidar la victoria.

Estaban llamados a las urnas 12 millones de un cuerpo electoral de 45 millones. La participación electoral ha sido del 55%. La izquierda se ha impuesto en las grandes ciudades. Pero la derecha ha tenido resultados más satisfactorios en las pequeñas ciudades y pueblos donde, además de los partidos de extrema derecha, concurría con los candidatos de Forza Italia de Silvio Berlusconi.

Giovanni Orsina, profesor de la Universidad Luiss de Roma, reclama no extrapolar los resultados. “Lo que ha ocurrido indica que la visión que ha prevalecido durante dos años, según la cual la derecha iba a resultar victoriosa en unas elecciones generales, ya no es la correcta –ha indicado el politólogo a la agencia Reuters–. Pero eso no implica necesariamente que el centroizquierda tenga el camino despejado para una victoria en las legislativas” .

El resultado de las municipales, en cualquier caso, es un severo contratiempo para los liderazgos de Giorgia Meloni y Matteo Salvini. El líder de la Liga ha culpado la pérdida de algunos feudos a la tardanza de las coaliciones electorales de derecha en designar a sus candidatos.