Chile y Uruguay ya tienen al 100% inmunizados contra la COVID-19, mientras Colombia y Bolivia al 90%. Perú también es el tercero en la región con menos alumnos beneficiados con la reapertura de escuelas.

Fuente: El Comercio – Suscripción

Perú es el país de Ltinoamérica que menos docentes ha vacunado con la primera dosis y el cuarto con menos maestros completamente inmunizados. (Foto: Minedu)

El último 23 de septiembre, Hernando Cevallos, ministro de Salud, aseguró que para fines de este mes el 80% de docentes estarán vacunados y que a fines de noviembre se empezaría a inmunizar a menores de 18 años con el objetivo de acelerar los plazos de reapertura de clases.

La Unidad de Periodismo de Datos analizó los reportes del estado de reapertura de escuelas elaborados por el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef) y halló que de un total de 15 países, Perú es el que menos docentes ha vacunado con la primera dosis (80%) y el cuarto que menos profesores inmunizados tiene con las dos dosis (67%). Países como Chile y Uruguay ya tienen al 100% de sus docentes completamente vacunados, mientras que República Dominicana, México y Colombia tienen al 90%.

Si bien, entre inicios de agosto y mediados de septiembre, el porcentaje de maestros vacunados en el país aumentó de forma considerable (pasó de 12,8% a 67%), los expertos señalan que es importante que todos tengan las dos dosis.

“Para empezar clases en marzo del 2022, deberíamos tener al 100% de maestros inmunizados a fin de año y a todos los alumnos mayores de 12 años con sus dos dosis de vacuna a finales de febrero”, dice Idel Vexler, ex ministro de Educación, quien recalca que esta es una medida básica y posible.

Por su lado, Fernando Bolaños, oficial de Educación de Unicef Perú, también resalta la importancia de la vacunación del personal docente y alumnos, por un tema de seguridad. “Unicef ha saludado la voluntad política de vacunar al 100% de los docentes y personal de los centros educativos del país”, dice. Sin embargo, recalca que no es posible esperar a que todos los maestros estén vacunados para reabrir las escuelas y que esta reapertura debe ser progresiva.

Profesores vacunados en Latinoamérica

La reapertura de clases en Perú

Tras 18 meses con escuelas cerradas y clases virtuales, el Gobierno aprobó el Plan Nacional de Emergencia del Sistema Educativo. Según este documento, la meta es tener el 50% de las escuelas abiertas en junio del 2022, un plazo que ha causado ciertas alarmas.

“Nosotros saludamos la aprobación del plan, pero vemos con preocupación las metas y plazos señalados. No podemos esperar tanto”, menciona Ruth Custode, Especialista Regional de Educación para Unicef. La experta explica que ya se ha empezado a ver la afectación de los aprendizajes y los problemas psicosociales que ha ocasionado el cierre de escuelas en las niñas y niños. “Todos los estudios nos dicen que aunque la educación virtual ha podido paliar la situación, no llega a todos los niños, sobre todo a los más vulnerables”, resalta.

En esa misma línea Vexler señaló que los plazos establecidos en el protocolo no están contemplando la urgencia de la situación. “Si estamos pensando en que recién en julio del 2022 vamos a tener la mitad de colegios abiertos, esa norma está pensada entonces para volver a la presencialidad al 2023. Serán tres años con afectación de los aprendizajes”, declara.

Del total de países que han iniciado con clases presenciales o semipresenciales, Perú es el tercero con menos estudiantes beneficiados por la reapertura de escuelas. Mientras Argentina y Colombia tienen 11,4 y 3,9 millones de estudiantes beneficiados, respectivamente, Perú no llega a los 300 mil. “Incluso Bolivia, con menos población, tiene 2,8 millones de niños en clases presenciales”, enfatiza Bolaños.

En la región, alrededor de 86 millones de niños y niñas siguen afectados por el cierre total o parcial de escuelas. A la fecha, 8 países tienen todas sus escuelas cerradas; 7 las tienen totalmente abiertas como Uruguay y Costa Rica; y 16 parcialmente cerradas entre los que figuran Ecuador, Guatemala y Perú.

Acelerar la reapertura

Bolaños explica que al analizar las estadísticas del Ministerio de Educación del Perú (Minedu) y los protocolos, que señalan que se podrían iniciar clases en ámbitos de bajo contagio, se identifica que el 70% de colegios ya podrían reabrirse, siempre y cuando se cumplan con dos elementos más de la norma: asegurar la bioseguridad y realizar la consulta familiar. Según datos del Minedu, a la fecha hay más de 85 mil instituciones educativas habilitadas para su reapertura que podrían beneficiar a más de 5 millones de estudiantes.

Para el experto, se debería realizar con las escuelas el mismo ejercicio que se hizo para mercados, centros comerciales, restaurantes y cines: buscar los protocolos adecuados y resolver de manera eficiente y rápida los problemas de limpieza, de agua y saneamiento, y de infraestructura de la mayoría de colegios. En ese contexto, asegura, se tendría a más del 50% de niños y niñas en clases presenciales. “Las escuelas son servicios esenciales y se deben ver así”, enfatiza.

Ruth Custode explica que acelerar la reapertura de escuelas es una decisión política que deben tomar gobiernos y ministerios de educación. En el caso de Perú y de la región esta decisión se ha demorado, pero no debe hacerlo más. Se estima que alrededor de tres millones de niños en Latinoamérica no van a regresar a la escuela. Los más afectados son los niveles de inicial y secundaria.

“Si no cambiamos esta situación, podríamos ser el país más afectado en los aprendizajes y en el bienestar socioemocional de los estudiantes de toda Latinoamérica”, asegura Vexler, quien considera que no se ha visto la educación como prioridad.

Según Vexler el gobierno debería tener como metas fortalecer la educación a distancia en los centros educativos públicos para este año, y empezar organizar, máximo en octubre, la reapertura de colegios con actividades como el mantenimiento, limpieza, acondicionamiento, compra de kits de higiene y asegurar el agua y desagüe en la mayoría de los establecimientos. “Hay 3 mil locales escolares que están abandonados”, dice.

Para Ruth Custode además de garantizar lavaderos en todos las escuelas y el cumplimiento de los protocolos es fundamental realizar un seguimiento epidemiológico adecuado que permita reaperturas seguras y una eficiente toma de decisiones. Custode, asegura que cuando se cerraron las escuelas no hubo un análisis y que ahora es básico que se realice un monitoreo y una vigilancia epidemiológica adecuados.