El ministro Pedro Francke indicó que el proyecto minero es social y políticamente inviable. Su inversión estimada supera los US$1.400 millones.

Fuente: El Comercio – Suscripción

Tía María cuenta con licencia de construcción desde el 2019. (Foto: Archivo)

El ministro de Economía y Finanzas, Pedro Francke, anunció ayer durante una entrevista radial que el proyecto minero Tía María no es viable socialmente ni políticamente. Asimismo, remarcó que el motivo descansa en la continua resistencia al mismo por parte de los habitantes de la zona.

Es un proyecto [en el que] los propios empresarios mineros se han dado cuenta de que hay temas en los cuales la resistencia social es tan grande que no es viable socialmente y políticamente hoy. Tía María ya pasó por tres o cuatro olas de intento de represión y de muerte”, señaló ayer Francke a RPP.

Tía María es un proyecto minero que procesará óxidos de cobre de los yacimientos La Tapada y Tía María, ambos ubicados en La Joya, distrito de Arequipa. Las obras están a cargo de Southern Perú Cooper Corporation y requerirán de una inversión superior a los US$1.400 millones. Según estima el concesionario, el proyecto generará más de 7 mil puestos de trabajo entre sus etapas de construcción y de operación.

Sin embargo, este se encuentra paralizado desde hace más de un lustro debido a que Southern ha decidido no iniciar las obras hasta que no consiga la licencia social de los habitantes de la zona aledaña al proyecto. Esto, a pesar que desde el 2019 cuenta con la licencia de construcción.

Iván Merino, ministro de Energía y Minas, se reunió a inicios de agosto con dirigentes de la zona y sostuvo que la ejecución del proyecto dependerá de que Southern consiga dicha licencia.

Mal mensaje

Estas declaraciones tendrían un efecto negativo en la percepción del mercado hacia la capacidad de atraer a la inversión privada y gestionar los proyectos paralizados, señalaron especialistas del sector a este Diario.

El proyecto va a producir 120 mil toneladas de cobre al año, va a generar empleo local, infraestructura pública y significativa a largo plazo. […] Cuando uno llega al gobierno tiene que tener la capacidad de resolver problemas. No podemos partir de la premisa de si alguien antes no lo pudo hacer, yo tampoco”, afirmó Víctor Gobitz, CEO de Antamina.

Asimismo, según Carlos Gálvez, expresidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, el mensaje de Francke se contrapone a la imagen que busca dar el Gobierno hacia el mercado como impulsor de la inversión privada, pues está demostrando que no impulsará una concesión que lleva años paralizada.

Qué sentido tiene que Castillo vaya a Estados Unidos y diga que tenemos que atraer a la inversión internacional si por el otro dan estos mensajes [como el] que estén impulsando la asamblea constituyente. Ese mensaje no atrae a la inversión”, remarcó.