En una misiva, que firman también Bulgaria, Eslovenia, Letonia y República Checa, denuncia un reparto desigual de las dosis.

Fuente: El País

Personas a la espera de ser vacunadas en Schwaz, Austria, el 11 de marzo.JOHANN GRODER / AFP

La tensión entre los socios de la Unión Europea por la lenta marcha de las campañas de vacunación —que comenzaron en Navidad— aumenta día a día. Cinco países, encabezados por el canciller austriaco, Sebastian Kurz, exigieron este sábado por escrito la convocatoria “cuanto antes” de una cumbre europea para replantear la estrategia comunitaria. Austria, Bulgaria, Eslovenia, Letonia y República Checa exigen que se garantice un reparto equitativo de las dosis disponibles entre los 27 Estados miembros.

La revuelta del canciller austriaco contra Bruselas amenaza con convertir la próxima cumbre europea —que se celebrará los días 25 y 26 de marzo— en una trifulca sobre las vacunas. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, esperaba convertir la cita en una profunda revisión geoestratégica para fijar la posición de la Unión en relación con la Rusia de Vladímir Putin y la Turquía de Recep Tayyip Erdogan. Pero los problemas en la distribución de las vacunas y las disputas entre los socios comunitarios pueden hacer inevitable que la cumbre de marzo se centre de nuevo en la crisis sanitaria.

“La coordinación frente a la covid-19 será parte de la agenda de la cumbre”, reconocen fuentes del equipo de Michel. Pero el presidente del Consejo no parece dispuesto a convocar una cumbre extraordinaria antes de final de mes, como sugieren Austria y sus cuatro aliados.

La misiva, dirigida a Michel y a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se queja de que el reparto de vacunas “no se está llevando a cabo de forma igualitaria en función de la población de cada Estado”. Kurz ya planteó esa queja el viernes en rueda de prensa, en alusión a la redistribución de dosis entre los países que renuncian a una parte y transfieren su cuota a otro Estado. “Si este sistema se sigue aplicando, se crearán y exacerbarán las diferencias entre Estados de cara al verano; algunos alcanzarán la inmunidad de rebaño en cuestión de semanas y otros se quedarán atrás”, lamenta la carta.

La Comisión Europea recordó este sábado en un comunicado que los contratos negociados por el organismo con las farmacéuticas prevén que el reparto se haga en función de la población. Y que han sido los gobiernos los que han introducido una cierta flexibilidad para redistribuir las dosis en función de la diferente situación epidemiológica que vive cada país. “Corresponde a los Estados miembros decidir si quieren volver al sistema basado en la población”, señala la Comisión.

De los cinco países que han protestado, Letonia y Bulgaria son los que menos dosis han recibido, con solo 6,5 y 7,8 por cada 100 habitantes respectivamente, según los datos del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus en inglés).

Austria (17,9), Eslovenia (16,1) y República Checa (14,9) han recibido unas cantidades similares a las de España (16,7) o Francia (17,9) y más que Italia (12,7) o Croacia (12,4).

Algunos de los Estados firmantes de la carta figuran entre los que más lentamente avanzan en las campañas de vacunación. Tanto Letonia, que figura a la cola con un 4,1% de su población inyectada con la primera dosis, como Bulgaria, que ha vacunado al 4,7% de su población, se encuentran por debajo de la media de los miembros de la Unión Europea (9,4%).

Austria, por su parte, solo ha inyectado el 70,4% de las dosis recibidas, una de las tasas más bajas de la Unión.