La norma será debatida por el nuevo Congreso para ser aprobada por insistencia. Fuerza Popular, Acción Popular, Alianza para el Progreso, Somos Perú, Partido Morado y Podemos, que votaron a favor en la anterior legislatura, analizan hoy su posición.

Fuente: Semana Económica

La ley que faculta al Banco de La Nación para realizar operaciones y servicios de banca múltiple sería declarada inconstitucional, en caso sea aprobada por insistencia en el Congreso, señalaron especialistas consultados por SEMANAeconómica. Otra traba para la iniciativa será que, a pesar de que el pleno debe conseguir 66 votos para ello y ya cuenta con 42 (ver gráfico), la postura de las bancadas que apoyaron la norma en junio —Fuerza PopularAcción Popular (AP), Alianza Para el Progreso (APP), Somos Perú, Partido Morado y Podemos— podría cambiar en una nueva votación por oposición al reciente Ejecutivo. Entre dichas bancadas suman 69 votos y se necesitarían 24 de ellos para que se apruebe la insistencia.

La ley fue respaldada por Pedro Castillo durante su juramentación al cargo de Presidente de la República. En su mensaje a la nación señaló que el Banco de la Nación deberá tener la capacidad de proporcionar dichos servicios bancarios con tasas de utilidad “razonables”. Sin embargo, el gobierno de Francisco Sagasti la observó por considerar que va en contra del principio subsidiario del Estado, especificado en el artículo 60 de la Constitución. “El Estado solo puede intervenir en la actividad empresarial en tanto no haya presencia de entidades privadas que puedan brindar el servicio en una zona. Esta ley tendría vicios de inconstitucionalidad”, afirma Milagros Revilla, abogada constitucionalista y docente en la Universidad del Pacífico. “La Constitución no niega la posibilidad de que existan empresas del Estado, pero solo como una excepción. No es aplicable al caso específico porque sí existe competencia privada en el mercado bancario”, asegura Tommy Deza, socio del área de derecho administrativo del estudio Diez Canseco.

“El artículo 60 de la Constitución es muy claro: para que el Estado concurra en la actividad empresarial como si fuese un privado necesita autorización de una ley“


Otro de los puntos controversiales de la norma es que abriría una competencia desleal, debido a que el Banco de la Nación no tiene riesgo de embargo. “A partir de la premisa de que como el tesoro público es un bien público, y está protegido por la inembargabilidad, el Banco de la Nación parte en ventaja contra la banca privada. Hay una competencia desleal porque entra al servicio de banca privada cuando el gobierno deposita parte de su capital; no entraría con todo el riesgo”, remarca Deza.

Por este motivo, la Asociación de Bancos del Perú (Asbanc) afirma que no se opone al ingreso de la banca estatal al mercado, pero siempre que se rija bajo las mismas reglas de juego. “El rol de la banca pública en el sector financiero puede ser repensado, más aun si es que se busca impulsar una mayor y mejor inclusión financiera en el país. En ese sentido, para facultar al Banco de la Nación a brindar servicios de banca múltiple, es importante que esto se realice en igualdad de condiciones que la banca comercial”, indica Martín Naranjo, presidente de Asbanc.

La suerte echada

Por estos motivos, en caso la norma se apruebe por insistencia, es muy probable que el Tribunal Consitucional admita a trámite y apruebe una acción de inconstitucionalidad contra la misma. A diferencia de lo visto durante el gobierno de Francisco Sagasti, el Ejecutivo de Pedro Castillo no interpondría la demanda, sino podrían ser los colegios profesionales o los congresistas opositores. “La aprobación por insistencia podría dar paso a una demanda de inconstitucionalidad porque atentaría al modelo de economía del mercado; y es muy probable que se apruebe. El tema sería quién la interpone. El actual Ejecutivo no lo haría, por lo que dependerá de los colegios de economistas, de abogados, del fiscal de la Nación o del 25% del total de congresistas que están facultados para realizar la acción”, detalla Óscar Urviola, expresidente del Tribunal Constitucional.

Según el reglamento del Congreso, cuando una ley observada por el presidente llega a una comisión, el plazo para dictaminar no puede exceder de 30 días útiles. De momento, solo se ha aprobado el cuadro de comisiones que tendrá la actual legislatura y los días útiles recién se contarán cuando las comisiones comiencen a funcionar. En caso la ley sea aprobada por insistencia y se denuncie la inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional, el proceso de su resolución podría demorar entre tres y cuatro meses.

Cabe destacar que el Ejecutivo no tiene otra vía más allá de la legislativa para poder impulsar este proyecto. “El artículo 60 de la Constitución es muy claro: para que el Estado concurra en la actividad empresarial como si fuese un privado necesita autorización de una ley. Si el Ejecutivo lo quiere sacar adelante por otra vía, sería claro que serían actos con vicios de inconstitucionalidad”, señala Revilla.

Bancadas analizan posición

El anterior Congreso aprobó la ley que faculta al Banco de la Nación a realizar operaciones y servicios de banca múltiple con 101 votos a favor y tres abstenciones. Todas las bancadas que vuelven a tener representatividad en el Legislativo votaron a favor de la norma el 11 de junio pasado. A pesar de esto, estas aún están analizando si mantendrán su posición durante la votación por insistencia.

Actualmente la ley sería respaldada por el bloque de izquierda, conformado por los oficialistas Perú Libre y Juntos por el Perú, quienes suman 42 votos de los 66 necesarios. Es decir, si Fuerza Popular y sus 24 parlamentarios mantienen la posición mostrada en el anterior legislativo sería suficiente para su aprobación. Sin embargo, los fujimoristas aún no definen su postura. “Para mí esta norma es un peligro, más aun con el gobierno del gabinete Bellido. El mercado es fluctuante y la ley podría poner en peligro el presupuesto de la nación. Es mi opinión, no de la bancada”, señaló Martha Moyano, congresista de Fuerza Popular a esta revista.

Una posición similar tienen las bancadas de APAPPSomos PerúPartido Morado y Podemos. “Los expertos han indicado que el Banco de la Nación no está en condiciones de competir con la banca privada, pero el debate interno de la bancada todavía no está agendado”, indicó José Arriola, de AP. “La bancada aún no se reúne por ese tema, pero yo personalmente sé que el Banco de la Nación no tiene las capacidades de ser una banca comercial. Creo que es un tema que merece ser estudiado un poco más en detalle por este nuevo Congreso”, agregó Carlos Anderson de Podemos.

De momento, la única bancada que ya definió su voto en contra es la de Avanza País. “Debemos apuntar a potenciar la competencia del sector financiero y no impulsar proyectos de ley que atenten contra la Constitución. En principio, el Estado no puede competir con la empresa privada. Es mi posición y la de la bancada”, afirmó Adriana Tudela, parlamentaria de Avanza País. Así, esta iniciativa parece tener un camino muy complicado para su aprobación.