El presidente del Consejo de Ministros, Walter Martos, será citado en la segunda semana de setiembre a la comisión de Fiscalización, a fin de que explique el desembolso de casi S/19 millones en cuatro campañas de comunicación contra el covid-19. Más detalles en la siguiente nota.

Fuente: Suscripción Diario Gestión

La campaña de comunicación impulsada por el Gobierno busca concientizar a los jóvenes sobre el impacto del virus

La semana pasada el Gobierno inició, tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación y paneles en la vía pública, la campaña publicitaria “El covid no mata solo. No seamos cómplices”, con la finalidad de concientizar a la ciudadanía, sobre todo, a los más jóvenes, sobre el riesgo al que exponen a sus familias al asistir a discotecas, bares y cualquier otro tipo de reunión social, en donde pudiesen adquirir el virus. 

“Esta es una campaña bien dura, dirigida a personas que hasta el momento han sido insensibles a las muertes de familiares”, respondió en su oportunidad el titular de la PCM, Walter Martos, al ser consultado por los ocho spots difundidos por el Ejecutivo, y que recibió varias críticas. 

Investigación 

Al respecto, el presidente de la comisión de Fiscalización del Congreso, Édgar Alarcón, informó a Gestión que su grupo de trabajo investigará el buen uso de los gastos realizados por el Gobierno en el marco de esta campaña de comunicación contra el covid-19. 

“Nosotros no tenemos ningún ánimo de hostilizar al Gobierno, sino se trata de hacer un seguimiento al buen uso de los recursos públicos en medio de la emergencia sanitaria. Queremos que este dinero se gaste de la mejor manera. Por eso, desde el Ejecutivo nos tienen que justificar los motivos que sustenten esta campaña”, acotó. 

Recordó que la semana pasada envió un pedido de información a la PCM sobre esta campaña, y las otras realizadas anteriormente. 

“Queremos saber cuál es el monto final que se invertirá en la publicidad, cuál es el sustento técnico para aprobar la campaña y a qué medios de comunicación se eligió. De todas maneras tiene que haber un estudio detallado detrás de esta decisión. Eso es lo que queremos revisar. Si la campaña está sustentada, a buena hora, pero si vemos que no tiene ningún sustento y está orientado a otro tipo de cuestiones políticas o a mantener a un grupo de medios de comunicación con los recursos del Estado, habría que denunciarlo”, recalcó. 

El legislador de UPP dijo que esperará la información solicitada hasta el próximo 10 de setiembre para tomar una decisión. Entre las opciones que se barajan está la formación de un grupo de trabajo encargado de investigar el tema o formular un pedido de facultades al Pleno para formar una comisión investigadora. 

“En la segunda semana de setiembre podríamos estar citando al presidente del Consejo de Ministros, Walter Martos, a la comisión. Pero antes de eso debemos recolectar toda la información posible y los elementos del caso”, acotó. 

Si bien Alarcón consideró que la campaña de comunicación contra el covid-19 está bien enfocada, cuestionó que el Gobierno se haya demorado tanto en impulsarla. 

Édgar Alarcón señaló que el Congreso no busca hostilizar al Gobierno, sino hacer seguimiento al buen uso de los recursos públicos (GEC)

Las campañas 

Desde que arrancó la pandemia (marzo) hasta la fecha el Gobierno ha realizado cuatro campañas de comunicación relacionadas a la lucha contra el covid-19, tal como informó Gestión. 

La primera campaña, denominada “Protégete del coronavirus”, tuvo un presupuesto de S/6′479,177.32; mientras que la implementación de la segunda fase de esta campaña costó S/1′719,747.89. 

En tanto, la tercera campaña de comunicación, nombrada “Primero mi salud”, tuvo un costo total de S/5′413,656.06 

Finalmente, “El covid no mata solo. No seamos cómplices” implicó un desembolso de S/5′300,000. 

En total, las cuatro campañas de comunicación del Gobierno han tenido un costo total de S/18′912,581.27