World Vision Perú lanza aplicativo móvil gratuito para que niños y adolescentes puedan identificar situaciones de violencia y pedir ayuda.

Fuente: El Comercio

En el marco del día de la conmemoración de los 31 años de la Convención de los Derechos del Niño, World Vision Perú acaba de lanzar el aplicativo “Protección: Juego y APPrendo”, que mediante juegos enseña a niños y adolescentes a conocer sus derechos y ponerlos en práctica. También ayuda a identificar las situaciones de violencia de las que pueden ser víctimas y conocer las instituciones que pueden ayudarlos.

Durante la pandemia, los niveles de violencia contra la niñez y la adolescencia en nuestro país siguen siendo preocupantes. No solo son víctimas de violencia en sus hogares, sino que al mismo tiempo son testigos de la violencia de género que se ejerce contra sus madres o hermanas en el ámbito familiar.

Sandra Contreras, directora ejecutiva de World Vision Perú, informó que este aplicativo busca desarrollar capacidades sobre autocuidado, deberes y derechos, en las niñas, niños y adolescentes del país, proporcionándoles información clave mediante estrategias recreativas.

La aplicación puede descargarse gratuitamente en teléfonos móviles Android desde Google Play, y su versión web a través de cualquier buscador con el nombre “Protection: Juego y APPrendo”.

Una vez descargada la app, la niña, el niño y adolescentes debe registrarse, crear un avatar e informar si su mamá o papá tienen conocimiento de que la está utilizando. Cabe destacar que este aplicativo cuenta con una pestaña para que la niña, el niño o adolescente puedan acceder al número de la línea segura de World Vision Perú y pueda reportar alguna situación de violencia”, resaltó Contreras.

Esta iniciativa forma parte de las acciones preventivas de la violencia hacia la niñez y adolescencia que World Vision Perú viene desarrollando, tanto para la población peruana y migrantes, contribuyendo de tal forma a brindarles herramientas necesarias para que fortalezcan sus conocimientos sobre sus derechos y los pongan en práctica en todos los espacios donde se desarrollen y participar, así como en la toma de decisiones sobre las situaciones que los afectan, como la violencia familiar, acceso a la educación, entre otros.