El candidato presenta propuestas que implican un cambio del modelo económico así como de la participación del Estado en la economía.

Fuente: El Comercio

“Un documento contestatario al neoliberalismo” es como califica el partido Perú Libre a su plan de gobierno. En él se desarrollan algunas de las propuestas y promesas de corte económico que, en un eventual gobierno, aplicaría el hoy candidato a la presidencia Pedro Castillo.

Dicho documento, que figura en el portal del Jurado Nacional de Elecciones, pondera una larga lista de reformas estructurales que implican un cambio total al vigente modelo económico peruano; ello también en el marco de una nueva Constitución. ¿Cuáles son dichos cambios?

El modelo

El plan de gobierno, de autoría del fundador del partido Vladimir Cerrón, consta de 21 capítulos y en uno solo se explica la propuesta de Perú Libre para implementar un nuevo modelo económico al que denominan “Economía popular con mercados”; régimen que, según reconoce, toma la experiencia gubernamental de Bolivia y Ecuador.

“Actualmente vivimos en un sistema capitalista aparentemente renovado, en un neoliberalismo económico, llamado Economía social de mercado, impuesto desde el año 1993 y desde entonces ha ido en contra de los intereses de las grandes mayorías del país. Para cambiar esta triste realidad, es necesario plantear ajustes en el campo económico, la mayoría de manera drástica”

Bajo este nuevo modelo el Estado asumiría el rol de empresario “para competir equitativamente con el empresariado privado”. Además, se propone la nacionalización de todos los sectores estratégicos tales como el minero, gasífero, petrolero, hidroenergético y de comunicaciones. “En algunos casos solamente debe recurrirse a la nacionalización y no la estatización, indemnizando al privado lo invertido y administrando el total de las utilidades generadas”, se lee en el documento.

En este nuevo Estado que plantea el plan de gobierno de Perú Libre, no se está en contra de la actividad privada “siempre que se traduzca su actividad en beneficio de la mayoría de los peruanos”.

Política laboral y de pensiones

El plan de gobierno dedica especial atención a la remuneración mínima, advirtiendo que no existe una política clara para definirla; tal como se desarrolla en un reciente informe de este Diario“Producto de esta anarquía existen funcionarios que ganan más que el propio presidente de la República”, sostiene y advierte la necesidad de elaborarla.

Cierra dicho punto afirmando que las ganancias de una empresa no resultan del trabajo individual, sino del trabajo colectivo. “Rafael Correa plantea que los sueldos de los empresarios deberán ser múltiplos de las remuneraciones de los obreros, así podrá un empresario ganar muy bien, pero pagará a su obrero menos calificado no menos de veinte veces su propio sueldo”, agrega.

En cuanto a materia previsional, califica a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) como “una forma de esclavitud moderna, cercana a la trata de personas” y cuestiona la gestión de dichos ahorros. Para ello, la propuesta es el fortalecimiento del Sistema Nacional de Pensiones y eliminación paulatina del privado.

“Nuestra postura es fortalecer el SNP y eliminar paulatinamente el SPP, pues este último tiene un fin lucrativo al cobrar porcentajes de hasta del 30% solo por administrar los aportes, un robo a todas luces, entregando pensiones miserables. Con toda seguridad si los pensionistas ahorraran su dinero en cualquier banco, aún con tasas bajas, ganarían mucho más, garantizando una mejor atención frente a la vejez, el fallecimiento y la invalidez”

Infraestructura, servicios y concesiones

Perú Libre plantea que los principales servicios como los corredores aéreos, aeropuertos, ferrocarriles, puertos y carreteras “sean recuperados y usufructuados en beneficio directo de todos los peruanos”; lo que implica una anulación de cualquier concesión vigente de todos estos servicios. Se menciona también la recuperación de proyectos con impacto agrícola, como Majes Siguas, Chavimochic y Olmos.

Respecto a los servicios, se propone que todos pasen a ser administrados por los gobiernos regionales y municipales de manera obligatoria. En esa línea, se pone énfasis en la no privatización de los servicios de agua, “como lo refrenda las constituciones de Ecuador y Bolivia”.

Asimismo, el plan de gobierno del candidato Pedro Castillo propone que la ejecución de infraestructura educativa y de salud pasen a manos de los gobiernos regionales; tanto en su formulación como en su ejecución y supervisión.

Acuerdos comerciales y política exterior

Finalmente, el partido propone la revisión de todos los acuerdos comerciales puesto que afirman que éstos han ido en contra de la empresa peruana. “Esta revisión debe concluir, según el interés del pueblo, la reafirmación, regulación o anulación del tratado”, afirma el plan de gobierno.

Se realiza una crítica a la Organización de los Estados Americanos, la Corte Interamericana de Derechos Humanos e incluso el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI). Para este último, se sugiere la creación del Centro de Solución de Disputas de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR). Mediante una mayor participación en UNASUR, el partido apunta a mantener “una postura económica continental frente a Estados Unidos”.

Para conocer más sobre las propuestas en materia comercial de los candidatos, puede revisar el informe que elaboró este DiarioAsimismo, puede revisar el especial La economía en la mira de los candidatos el cual reúne los informes trabajados por este diario que resumen y evalúan las propuestas de campaña.