Investigadores señalan que si bien es vital destinar mayor presupuesto del PBI a ciencia, tecnología e innovación, es importante retener el talento y promoverles mejores condiciones para desarrollarse.

Fuente: Suscripción Diario Gestión

El 17 de noviembre, Francisco Sagasti asumió como presidente de la República por un lapso de ocho meses. Durante su discurso mencionó uno de los temas poco tratados por sus predecesores: la importancia de la ciencia, tecnología e innovación como pilares fundamentales para el desarrollo del país. 

“Es fundamental mantener ese esfuerzo de recomponer la gobernanza y la institucionalidad de las actividades de ciencia, tecnología e innovación en el país, ya que sin ciencia y tecnología no hay futuro”, dijo el flamante Jefe de Estado. 

Perú es uno de los países con menor gasto en inversión y desarrollo al destinar el 0.13% del PBI, según datos del Banco Mundial. En la región el promedio alcanza el 0.71%, mientras que en el resto de países puede llegar al 2.27%. 

Según especialistas, la inversión es importante para la gran reforma que necesita el Perú, pero también la retención de talento y promoción de la investigación, a fin de continuar incrementando el número de científico en el país. Es decir, el financiamiento es indispensable, pero no es lo único necesario. 

Gisella Orjeda, expresidenta del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec) dice a Gestión.pe que hasta el año 2012, esta institución no tenía suficientes recursos ni técnicos para utilizar instrumentos de política de acuerdo con la visión que tiene el Estado en cuanto a ciencia, tecnología e innovación. 

Hoy la situación ha mejorado, el presupuesto se ha multiplicado y alcanza los S/ 186 millones. Pero, todavía es insuficiente. Actualmente, existen 2,000 investigadores en el Perú, una cifra muy debajo de sus pares de Chile y Argentina con 20,000 y 50,000 científicos respectivamente. 

La producción científica también se ha reducido en los últimos años. Modesto Montoya, investigador de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), menciona que Perú publicaba el doble de artículos científicos que Ecuador en el portal Scopus, una base de datos con resúmenes y citas de artículos de revistas científicas. Sin embargo, en el año 2017, la situación se invirtió y ahora, el país vecino realiza más publicaciones. 

Para comenzar a mejorar la situación, es necesario tener primero una visión de país en lo que se necesita en cuanto a ciencia, tecnología e innovación. Orjeda menciona que una de ellas puede ser reforzar el número de personal calificado para estas ramas, pero que este objetivo tiene que estar refrendado en evidencia a fin de colocar los instrumentos de política que puede brindar Concytec.

“Los instrumentos de política son todos los elementos que ayudan a llegar a tu visión. Si es triplicar el número de investigadores en cinco años, debes preparar a la gente más calificada con becas de pregrado, postgrado, mejorar programas de doctorados, financiar pasantías y congresos de ciencias”, menciona. 

La investigadora asegura que estos mecanismos no significan premiar a una persona, sino formar objetivos. “En este caso la política sería mejorar el número de personal calificado en ciencia y tecnología”, detalla. 

Reformas

Una vez conocida la problemática, es importante promover reformas. Para Edward Málaga, investigador y profesor principal de Neurobiología del desarrollo de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), además de incrementar la inversión, es importante cambiar los modelos de gestión y ejecución de ciencia y tecnología en institutos, universidades, empresas tecnológicas e instituciones del Estado, así como reforzar la gobernanza. 

“El Estado no solo tiene que reformarse para que los procesos sean más eficientes, debe que impulsar la gobernanza. Ello significa que en lugar de tener 10 o 20 instituciones que rigen el destino de la investigación en su ámbito, todo se unifique en un sistema más fluido y fácil de llevar. Esa es una de las propuestas que Francisco Sagasti llevó como presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Congreso y esperamos que se concrete durante este tiempo”, indica. 

Explica que instituciones como Concytec, Imarpe, Innóvate, el INS, Digesa deberían tener un sistema en común, lenguaje articulado y una masa más simple que les permita funcionar. 

Esa idea la reafirma Modesto Montoya, que asegura indispensable la creación de un Centro Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación porque los actuales institutos están totalmente desarticulados. 

“Con esta nueva institución, se integrarán todos los institutos en uno solo para contratar y nombrar científicos de primer nivel. La creación de este centro es urgente para que elimine la desarticulación”, afirma. 

Montoya propone que las universidades dedicadas a la investigación abran más plazas para los profesores y vacantes en carreras de ciencia y tecnología. Él junto a otros científicos ha formado un grupo llamado Partido de la Ciencia, que han enviado una carta al presidente Sagasti con propuestas para impulsar la ciencia. 

Por su parte, Gisella Orjeda apunta que es importante focalizar la atención en algunos proyectos para aprovechar mejor los recursos, es decir, una misión gubernamental en la cual participen investigadores. 

“El presidente Sagasti mencionó trabajar por el ‘hambre cero’, esa podría ser una misión en la que puede estar la investigación científica. En Estados Unidos, por ejemplo, una misión fue llegar a la Luna, ahora están estudiando el cerebro humano. Los países se han organizado por misiones. Esa es la nueva manera, miremos lo que necesita el Perú”, apunta. 

Retención de talento

Edward Málaga asegura que el talento humano es el factor más importante para conseguir una mejora en el sector. “Los científicos que están en el Perú necesitan mejores condiciones. En las universidades pagan por hacer docencia, no por investigar. Este sistema no permite liberar las capacidades. Hay muchos científicos que se van porque encuentran en otros países una mejor situación” detalla. 

Por su parte, Josefina Takahashi Sato, bióloga y rectora emérita de la Universidad Científica del Sur (UCSUR) señala que muchas mujeres estudian ciencia, pero no logran desarrollarse en un porcentaje importante por la brecha salarial de género y la dificultad que representa ser científica y madre a la vez. 

Del mismo modo, propone que la investigación sea más aplicada conforme a los requerimientos que existen en el país y para ello se debe fortalecer el capital humano, sobre todo en las regiones. 

Finalmente, Gisella Orjeda comenta la necesidad de que los científicos tengan un salario adecuado para poder vivir y enfocarse en el trabajo. Argumenta que es importante darles equipamiento y tranquilidad, lo cual significa liberarse de trámites administrativos engorrosos. 

“Tenemos que estar luchando con la burocracia interna de compras de equipamientos. Se necesita transformación en el sector. En la ley de compras del Estado, para investigación se pueden hacer compras directas. Sin embargo, todos los trámites de importación, equipamiento son engorrosos”, concluye.