La presidenta del Congreso considera también que el pedido de desmantelar la Comisión especial del TC, solicitud hecha por Acción Popular, podría ser incluido en la próxima agenda del pleno.

Fuente: El Comercio

La congresista Mirtha Vásquez, del Frente Amplio, es desde el martes la presidenta de este poder del Estado. En diálogo con El Comercio comentó cuáles serán los temas principales que se deben priorizar en los debates del pleno. Anotó también que esta agenda debe ser dialogada en la Junta de Portavoces.

Se mostró a favor de abrir desde el Congreso comisiones investigadoras respecto al expresidente y actual congresista Manuel Merino; al exmandatario Martín Vizcarra, y los hechos de violencia policial reportados durante las marchas nacionales de la semana pasada. Además, considera que la Junta de Portavoces debe ser un espacio abierto y publicitado.

-¿Cuál será su agenda de prioridades como presidenta del Congreso?

En este momento necesitamos, desde la Mesa Directiva, llamar a un consenso a todos los partidos políticos para tener una agenda priorizada. Los temas de salud van a ser fundamentales, los económicos, cómo resolvemos los asuntos ligados a generar recursos para los ciudadanos, seguro también tendremos como uno de los puntos el sistema de reforma de pensiones, que es neurálgico.

También, en este escenario que hemos vivido, en que la gente está queriendo echar mano de sus recursos en AFP, ONP, tenemos que generar una respuesta respecto a cómo será el sistema previsional de pensiones, los temas de derechos humanos han cobrado vigencia de cara a lo que hemos vivido en este proceso último de represión. Ahora mismo, se está hablando de priorizar comisiones investigadoras, o mirar las leyes que permiten el uso de la fuerza… también en función a esta protesta ciudadana hay que poner en debate estos asuntos. Es una responsabilidad que le tocaría a este Congreso.

– ¿Se deben abrir comisiones investigadoras para los casos Manuel Merino, Martín Vizcarra y los hechos de violencia policial?

Desde mi punto de vista sí, y son muy importantes ahora mismo después del momento que hemos vivido en el país. Creo que una forma de resarcirnos con el país es darle esta señal de que nada puede quedar en impunidad. Los eventos atravesados son traumáticos para el Estado, ha dejado saldos muy lamentables. Creo que debe investigarse además desde la situación que generó la crisis, y cuando digo eso son estos indicios de corrupción que empiezan a aparecer en relación al presidente de la República [Martín Vizcarra], entonces eso también se tiene que investigar. En mi posición de congresista presenté una moción para que se conformara la comisión multipartidaria y que se empezara a realizar esta investigación porque es parte de la función del Legislativo. Lo que sucedió en relación a esta transición y cómo es que a partir de la asunción de un nuevo gobierno los resultados que hemos tenido, los abusos policiales.

– ¿Cuál va a ser el criterio que manejará para la priorización que mencionó?

Estamos conversando con la Mesa Directiva respecto a cómo generamos una metodología para que estos temas se puedan plantear de manera central, y esa metodología tiene que ver con los acuerdos y consensos en la Junta de Portavoces, en el Consejo Directivo. Hay que lograr primero un acuerdo ahí y luego plantearlos en el pleno.

– La priorización de los debates va a pasar por ese diálogo previo.

Sí, es indispensable. Tenemos un conjunto de temas bastante amplio que está propuesto en la agenda del pleno y es imposible que podamos abordarlos todos. Creo que teniendo la situación en que estamos, el poco tiempo que nos queda, hay que hacer un llamado a los partidos políticos para que prioricen y así podamos tener un acuerdo en relación a cuáles son los puntos que sí vamos a lograr aprobar. Evitar que vayan entrando nuevos temas que todavía no son muy relevantes de cara a la situación que vivimos.

– Justamente, cada bancada tiene sus propias prioridades. ¿De qué forma se va a manejar o ponderar en el debate de la Junta de Portavoces ese cúmulo de pedidos?

Las bancadas tienen que definir sus prioridades previamente. Llegar a un acuerdo de temas prioritarios, creo que hay cosas que podríamos llegar a un acuerdo que pueden esperar un poco, pero lo que me parece que no se debe hacer es seguir como en el periodo pasado, que creo ha ocurrido porque estábamos en una crisis, se recibía todo tipo de propuestas y no había un orden, priorización. En el periodo pasado, las normas que más hemos aprobado son declarativas. Hay un 38% de normas que son solo eso. Ahí hay que llegar a un acuerdo, cuáles son las prioridades de cada partido.

Luego, trabajar el tema de las comisiones. No podemos priorizar la agenda solo de una comisión. Tenemos que ser más democráticos y permitir que todas las comisiones que tienen proyectos, que son seguro fundamentales, puedan tener derecho a que se discutan esos dictámenes.

– La autógrafa que permite el retiro de aportes de la ONP ha sido observada por el Ejecutivo, e incluso, su bancada apoyó la propuesta. ¿Cómo va a balancear esa presión que pueda tener de bancadas sobre el tema?

Lo fundamental es volver sobre la comisión de reforma del sistema nacional de pensiones porque no podemos tomar decisiones solo llevados por la necesidad que es clara ahora mismo, pero creo que más allá de eso hay un objetivo fundamental: el país necesita un sistema previsional adecuado, justo y me parece que ahora lo fundamental será darle relevancia a esta comisión y la propuesta que salga.

– Podemos Perú ha sido una de las bancadas que ha presionado en este tema de la liberación de fondos de la ONP…

Probablemente hay bancadas que se guían mucho por el tema de la presión popular también. Hay una presión popular fuerte, la gente está en una crisis económica y necesita obtener recursos. Se pensó en esa posibilidad, pero siendo una urgencia de la población hay que reflexionarlo como Legislativo, no solo para paliar la crisis actual, sino cuál podría ser su futuro.

– Se ha dicho que el Congreso ha aprobado leyes “populistas” que luego fueron observadas por el Ejecutivo ¿De qué forma se va a desmarcar este periodo Legislativo de esa idea?

Nosotros no podemos desde la Presidencia o la Mesa Directiva censurar cualquier propuesta de un grupo político, pero creo que una buena opción es instar a que los proyectos de ley que se presentan pasen por comisiones para una revisión exhaustiva. Muchas veces se han aprobado leyes llamadas “populistas” porque han entrado al pleno con exoneración de ser revisadas en comisiones y eso hace que saquemos leyes que son débiles. Lo que podemos hacer desde la Mesa Directiva es instar a que ningún proyecto de ley pase sin haber entrado antes a comisión, que se pida las opiniones pertinentes.

– Hemos también pasado por un largo enfrentamiento entre el Ejecutivo – Legislativo. ¿Cómo será el diálogo de ambos poderes, sin dejar de lado la labor que debe tener el Congreso?

Hay que marcar la importancia de tener poderes independientes. Desde nuestra función no podemos renunciar a nuestra labor de control político hacia el Ejecutivo, eso no supone y un concepto que se debe eliminar es que eso siempre supone un enfrentamiento. En esta etapa estoy optimista porque creo que no va a suponer un enfrentamiento como el que hubo, más bien creo que nosotros estando claros cuál es nuestra función, podemos entrar en un buen diálogo. Más allá de las diferencias que seguro encontraremos, hay que hacer el esfuerzo por encontrar consensos. El escenario ahora es más optimista de cara a lo que la población ha dicho en las calles: nos ha exigido que dejemos estas confrontaciones y que nos pongamos a trabajar en conjunto.

– Está pendiente la segunda votación de la inmunidad parlamentaria, de lo contrario se va al archivo. ¿Cuál es su posición respecto a este tema para que se vea en el pleno?

Empezando por la inmunidad, es un tema medular. La gente siente que parte de la reforma política que está pendiente es resolver esta situación. Desde mi punto de vista, ha quedado a medio camino y nuestro deber es terminar, resolverla, definirla, discutir las diferentes posiciones. Una obligación de este Congreso es terminar de definir la situación [de la inmunidad parlamentaria].

– Acción Popular ha solicitado la desactivación de la Comisión especial del Tribunal Constitucional y tiene que verse en el pleno, ¿para cuándo podría agendarse?

Estamos pensando desde la Mesa Directiva impulsar esta decisión y debate lo antes posible porque tenemos una comisión que ha caído, hay postulantes que renunciaron, ya no hay las condiciones, está el pedido de la agrupación para que se desactive, creo que sería desde mi punto de vista lo más pertinente. Desde la Mesa Directiva vamos a impulsar que se discuta y se decida rápidamente sobre este tema, porque es delicado y no puede quedar en el limbo.

– ¿Podría ser parte de su primera agenda en el pleno?

Creo que sí, estamos priorizando algunos tema y este es sensible, delicado, que hay que apurar su debate.

– Sobre Manuel Merino, si bien sigue siendo congresista, dijo que en el Congreso se podría abrir otro tipo de procedimiento para él, en la Comisión de Ética o Subcomisión de Acusaciones Constitucionales. Pero, el panorama en Ética está en el limbo. ¿De qué forma se va a ver el caso de Merino en el Congreso?

Una cosa que vamos a trabajar de inmediato es ver cómo se reconforman las comisiones después de esta crisis, porque varias han quedado descabezadas. Las comisiones como la de de Ética son fundamentales. Hay que insistir mucho […] una comisión como esta no puede quedar descabezada, esperamos que podamos tomar decisiones sobre estas comisiones sensibles y pedirles que empiecen a funcionar rápidamente.

– ¿Cómo atender el tema Merino?

Como Mesa Directiva lo único que podemos hacer es decir que el congresista Merino tiene las atribuciones para seguir haciendo su trabajo parlamentario, en eso no podemos a priori generar una limitación, la Mesa lo que puede hacer es garantizar que todos los procesos en los diversos mecanismos que tiene el Congreso y donde hayan denuncias al respecto, funcionen con transparencia. Como el congresista [Manuel] Merino, ningún congresista en realidad tendrá ningún tipo de protección.

– Se observaron los casos de Edgar Alarcón, Humberto Acuña. En el primer caso, se demoró la convocatoria para la Comisión Permanente, se acusó también de blindaje a Acuña. Con estos gestos, hay la percepción de una intención de no atender estos casos. ¿Cómo evitar que vuelva a ocurrir?

La Mesa Directiva tiene algunas atribuciones, como la convocatoria de la Comisión Permanente. Ahí tenemos nosotros la voluntad de avanzar con estos temas. […] Es importante estos procedimientos y pedirles que hagan su trabajo. Eso lo vamos a hacer, tenemos una decisión clara sobre ese tema y es como la mejor muestra a la población de que este Congreso por supuesto que no va a blindar a nadie.

– Incluso en la Comisión de Ética no hay ninguna sanción, siguen las investigaciones. No hay ninguna muestra en ese sentido…

El gran problema de la Comisión de Ética es que hubo muchos cambios y en cada cambio todo se paralizaba. Eso, ¿cómo se soluciona? Creo que rápidamente, y por eso estamos convocando a los voceros para que nos digan quiénes van a reemplazar en estos cargos. Necesitamos garantizar que hay una cabeza y que asuma la responsabilidad. Como Mesa Directiva estar detrás, mirando cómo avanzan, y si hay alguna comisión como estas, sensible, mirar cómo podemos darle el apoyo.

– ¿Para cuándo convocará a los voceros?

Eso lo vamos a decidir esta tarde (ayer), tenemos una reunión la Mesa Directiva y podemos establecer el cronograma. La intención es que rápidamente podamos hacer este tipo de gestiones.

– ¿Cómo hará para balancear y coordinar con las bancadas mayoritarias que no tienen presencia en la Mesa Directiva, como Acción Popular y APP?

Hay que establecer ahí algún mecanismo de diálogo que sea eficiente. Estábamos pensando en alguna metodología que nos ayude a acercarnos a ellos y ellos a nosotros de manera constante, tal vez reuniones conjuntas, creo que es fundamental buscar mecanismos de articulación. Todas las bancadas, así no estén representadas en la Mesa Directiva, tengan la posibilidad de tomar decisiones conjuntas con nosotros.

– ¿La Junta de Portavoces debe ser abierta y pública?

Desde mi punto de vista sí. Yo incluso cuando se inició el periodo parlamentario presenté un documento formal pidiendo que la Junta de Portavoces tenga un mecanismo de mayor publicidad, pero hay que discutirlo…hay algunas sensibilidades todavía sobre el tema, pero creo que debe primar la transparencia y yo sí pienso invocar y mirar mecanismos que hagan este tipo de Junta de Portavoces espacios donde no se sienta que hay decisiones a escondidas, creo que no hay eso.

– Esa es la percepción…

El hecho de que se cierre un espacio tan importante a veces da la sensación de que esto puede estar sucediendo.

– Se lo pregunto porque ahora que usted es presidenta del Congreso, un exoficial mayor nos comentó que la decisión puede partir de la Presidencia y esto se puede proponer en la Junta de Portavoces, ¿usted propondría esto?

Yo propondría de manera personal, quiero conversarlo con la Mesa Directiva, creo que hay que consensuarlo, creo que no se opondrán. Pero, sí lo plantearía. Creo que es un tema sensible, importante. Sería un buen gesto también hacia la población que exige la transparencia.

– ¿Se acabarán las sesiones del pleno de madrugada en el Congreso?

Espero que sí, porque creo que se instauró esta metodología de sesiones hasta la madrugada…creo que en un buen ánimo de tratar de agotar temas, pero desde mi punto de vista no ha sido, y creo que la mayoría se ha dado cuenta, que no ha sido el mejor método, que no es eficiente. No puedes estar sesionando a las 3 de la mañana con la lucidez que tienes que tener, a esas alturas no se puede tomar decisiones no solo porque no estás en las mejores condiciones sino porque la población misma no puede seguir en ese horario. Un mal mensaje se ha dado con este tipo de metodología, desde mi presidencia pienso instar a que tengamos sesiones lo más eficientes posibles, aprovechar el día sobre todo donde la gente puede tener acceso a seguir el debate.

– Se ha visto en el debate de la segunda moción de vacancia el uso del cuarto intermedio como un espacio de negociación. ¿Esto podría ser limitado?

El reglamento nos dice cuándo se debe permitir los cuartos intermedios, a veces son pertinentes porque nos encontramos entrampados. Ahí es eficiente el cuarto intermedio, pero no se debe abusar de este mecanismo porque a veces generar el cuarto intermedio obviamente genera el espacio que da posibilidades a la negociación de algún aspecto más que al debate y a la reflexión de cuál es lo más pertinente que se debe decidir.