El economista afirma que la renovación de su partido, en el escenario de no pasar la valla, debe ser conducida por los pepecistas de 20 y 30 años. Cuestiona decisión del JNE de dejar al PPC, prácticamente, sin candidatos al Parlamento en Lima.

Fuente: El Comercio

Pablo Secada -sentenciado por desobediencia a la autoridad por insultar a una suboficial de la Policía y denunciado por violencia familiar-era el cabeza de la lista del PPC al Parlamento en Lima. (Foto: Giancarlo Ávila / El Comercio)

El economista Pablo Secada cuestiona la decisión del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) de rechazar la inscripción de 33 de los 34 candidatos del Partido Popular Cristiano (PPC) al Congreso por Lima. Sin embargo, reconoce que la decisión “hace difícil” que Alberto Beingolea, postulante de su agrupación a la Presidencia, “pelee la elección”. El exregidor metropolitano, incluso, analiza un escenario en el que la organización política —una de las históricas del país— no pase la valla electoral.

— El JNE dejó fuera a 33 de los 34 candidatos del PPC al Congreso en Lima. ¿Su partido está en cuidados intensivos?

No, siempre nos han dicho que el PPC es un partido de abogados, ahora los verán en acción. Se van a presentar cautelares y recursos de amparo. El tema de fondo es que uno tiene el derecho a participar [en las elecciones] y para ello deben cumplir con un proceso burocrático para inscribirte. Pero no te pueden dejar fuera porque el sistema [del JNE] no carga los formularios. Estos tienen seis secciones y dos anexos. Y [el 22 de diciembre] no pudimos subir los anexos [hojas de vida y una declaración de no tener deudas de reparación civil], pasaron horas, llamamos y escribimos, entonces lo dejamos para después.

— Y si ya tenían la información preparada, ¿por qué dejaron para el último día las subsanaciones que les solicitaron?

En el camino, el JNE ha sacado una regulación que cambió el plazo, antes cada Jurado Electoral Especial elegía su plazo y en pleno proceso, al JNE se le ocurre cambiar, que todos los JEE tengan un solo horario.

— ¿Y cuál es la responsabilidad del personero legal del PPC, Willyans José Soriano Cabrera?

No haber visto la directiva que cambiaba los horarios de los JEE.

— ¿Y no hay un error de esperar hasta el último momento?

No, porque si él hubiera visto esa resolución del JEE, él no hubiera ido a trabajar ese día y metía todo antes. Que el Jurado Nacional de Elecciones no se queje cuando nos paremos al frente [de su local principal] a acusarlos de haber hecho esto por razones políticas.

— ¿Cree que en la decisión del JNE ha pesado más los formalismos que el derecho a la participación? ¿Por qué?

Sí, claro, si tienes un sistema que no funciona bien, y cuando el error del PPC ha sido no ver en una página web, que nadie visita, que el horario del JEE había cambiado. Nosotros hemos seguido el procedimiento. Y por errores del JNE, ¿ahora no puedo ser candidato? Tenemos a un postulante a la Presidencia acusado de asesinato y un partido donde acaban de chapar a una burrier, y no me dejas entrar, porque no puse mi currículum que está en toda la Internet.

— ¿Por qué decidió postular? ¿Cree que puede ser uno de los puntos débiles de la campaña de Beingolea?

Es algo de lo que conversamos cuando me propusieron [ser candidato]. Ellos [el comando de campaña] consideraron que no era así, que era más lo que iba a poder aportar que restar.

— Alberto Beingolea indicó que recurrirán al Poder Judicial, pero cuando este resuelva una eventual acción de amparo, ya pueden haber pasado las elecciones…

Lo que creo que va a suceder es que en las próximas tres semanas pueden responder. Es una situación desagradable, y le pasa a un partido de abogados, que saben hacer las cosas y que van a hacer lo que puedan con el amparo y la cautelar para seguir adelante. A mí, me parece alucinante, mi hoja de vida está en toda la Internet, incluyendo páginas del Estado, donde he trabajado. La decisión que han tomado no tiene ni pues ni cabeza. El sistema no debió fallar y tampoco debieron cambiar las indicaciones sobre la marcha.

— ¿Los candidatos al Congreso en Lima continuarán realizando campaña a la espera del pronunciamiento del Poder Judicial?

Nosotros estamos trabajando con normalidad, si nos dan la razón, perfecto. Y si no, hay candidatos del partido en otras partes del Perú y el señor Beingolea [como postulante a la Presidencia], nosotros seguiremos trabajando por ellos. Vamos a tener a un Congreso fragmentando con presencia importante del fujimorismo y de otros partidos golpistas, se necesita un apoyo político para hacer las reformas. Nosotros no pretendemos llegar al Congreso a ser la mayoría ni una bancada importante, asumimos que vamos a tener una bancada pequeña. Al país le conviene tener personas con experiencia política y con el ánimo de colaborar. Esto [el derecho a participar] no te lo pueden negar por una comunicación en una página web que nadie mira. El personero cometió un error, pero por ello no te van a sacar de las elecciones…

— Le sucedió al Partido Aprista

Yo creo que el Partido Aprista no quería ir, hay una pugna interna, se sienten muy débiles, iban a quedar mal y algunos zorros han aprovechado para decir que los dejaron fuera. Volviendo al PPC, en Piura e Ica nos han dado la razón con el mismo problema, las subsanaciones se presentaron pasadas las 8 p.m. [del 26 de diciembre cuando el límite era las 8 p.m.]. ¿Cómo puede ser que en el mismo partido a otros con el mismo error sí los inscriban?

— En las elecciones al Congreso de 2020, el PPC obtuvo 590.378 votos a nivel nacional. De estos 289,407 fueron en Lima. Es decir, poco más del 50%. ¿La decisión del JNE prácticamente los sentencia a no superar la valla electoral?

Si no podemos tener a los 33 [candidatos] en Lima, la cosa se complica. Nosotros no tenemos dinero para hacer encuestas, pero se supone que la mayor fuerza política la tiene Alberto Beingolea y luego, yo. Es como que a un Ejército lo dejes sin coronel. El PPC es fuerte en Lima, yo esperaba ayudar con algunos cuantos votos, si nos sacan de carrera, se hace difícil para el partido conseguir la representación que quiere en el Congreso, y que Alberto pueda pelear la elección.

— ¿Tienen la suficiente fuerza al interior del país como para superar la valla sin Lima? ¿Cuentan con un plan B ante esta situación?

No, no, es una situación bien difícil, nuestra campaña recién estaba empezando, recién estábamos uniendo un solo mensaje. Si el fallo del JNE termina siendo inapelable, haremos lo mejor que podamos por el resto de pepecistas que siguen en la campaña. Después de abril viene el 2022 y el 2026, el PPC no puede seguir siendo un partido que se prende en elecciones y se apaga después de estas. Tenemos que participar en los temas relevantes, tenemos que empezar a actuar como un partido del siglo XXI y no uno del siglo XX.

— ¿Por qué Lourdes Flores y Carlos Neuhaus no tienen un rol activo en esta campaña?

A ver, Lourdes Flores está activa, ella está haciendo los amparos y las cautelares. Y Carlos, cuando sale de los Panamericanos, se le pide que integre el directorio de Unidad Nacional y eso hace, pero nos dice que “los ayudo con esto, pero no me pidan más, tengo que volver a activar mi empresa”. Con Carlos vamos a contar cuando él sienta que su compañía está en su sitio, espero que sea para las elecciones municipales de 2022.

Hay un problema en el PPC que es estructural, es un partido que arrastra una forma de hacer política que ya fue y las pocas personas que nos pueden representar, políticamente, como se da en el siglo XXI, no tienen poder. La transición debe seguir, ya pasamos por la etapa de Lourdes Flores, del 2001 al 2010; luego la pelea contra Raúl Castro, y ahora está Alberto Beingolea, que es candidato. Después habrá otra transición, pero, personalmente, no debe ser de caras, sino de estilos y filosofía. El partido tiene que estar activo todo el año, salir a las calles, no puede ser tan conservador ni formalista.

— ¿Beingolea debe dar un paso al costado de la Presidencia del PPC si es que el partido pierde su inscripción?

Lo va a tener que dar, porque ya cumplió su plazo [como presidente del PPC], pase lo que pase. Y no es un tema solamente de quién es el presidente del partido y de quiénes son sus secretarios, tiene que cambiar la estructura. Un partido que tiene 14 secretarías en cada distrito del Perú, en cada provincia, eso no va, estamos en el siglo XXI. Debemos tener un experto o comités en políticas públicas, en movilización, en redes sociales, y que estos les den servicios a todos. Así no funciona el PPC. Tenemos que agarrar a toda la base 2 y 3 del PPC y ponerlo delante de nosotros, yo me paso a la segunda fila y Lourdes Flores a la tercera. Son los jóvenes los que van a llevar el partido adelante en los siguientes 20 años.

— En el escenario de que no superen la valla, ¿quiénes deben dirigir el proceso de reinscripción?

En Cusco, Lucero Sobrino; en Barranco, Harumi Miyashiro, en Arequipa, Matilde Lozano. Y fuera del Perú están Santiago Bedoya y Luis Denegri, estos chicos deben pasar a la primera fila. El proceso de reinscripción lo tenemos que conducir las personas que podemos pedir firmas a la gente. Yo puedo ir a pedir firmas [afiliaciones], no tengo ningún problema.

— Y dentro de esta renovación, ¿tiene lugar Javier Bedoya Denegri, quien es opositor a la administración Beingolea?

Creo que no, nosotros no podemos ser racistas, clasistas, y conservadores, estamos viviendo en el Perú del 2021, que es un país que ha perdido 10 años en la lucha contra la pobreza e inequidad por el COVID-19. Y falta lo que perdamos en este año también. No podemos dejar que el país vuelva al barranco, tenemos que enrumbarlo y eso no se hace discriminando […] Si nos toca reinscribirnos, iremos a las calles a pedir firmas [afiliaciones], no es el fin del mundo, son 29 mil adhesiones, y a ese nuevo partido no entra ni un solo corrupción. El partido no puede seguir siendo el mismo, yo he hablado con sacerdotes y teólogos y sus opiniones sobre el aborto son menos conservadoras que la del PPC. Y si debemos buscar firmas, no lo haremos con la idea de reinscribir el mismo partido, el mismo formalismo, el mismo conservadurismo, sino vamos a inscribir otro partido.